Aceite de oliva, cuestión de salud

aceitedeolivaDesde la antigüedad el aceite de oliva ha gozado de una gran reputación tanto como alimento como medicamento. En la actualidad es un tema de nuevo en auge debido a la relación existente entre el consumo de grasas y el desarrollo de ciertas enfermedades.

El aceite de oliva es el más natural de todos los aceites, siendo un auténtico producto protector regulador del equilibrio de la salud.

Diversos estudios confirman que este aceite: disminuye el nivel de colesterol y el riesgo de infarto; reduce el riesgo de trombosis arteriales y la acidez gástrica; tiene una acción eficaz de protección contra úlceras y gastritis; estimula la secreción de bilis; regula el tránsito intestinal; favorece el crecimiento normal óseo y permite una mejor mineralización de los huesos; es el más indicado para prevenir los efectos nocivos de la edad sobre las funciones cerebrales y sobre todo el envejecimiento de los tejidos y de los órganos en general; es ideal para las frituras ya que resiste altas temperaturas y así se puede utilizar un número mayor de veces.

El aceite de oliva realza el sabor natural de los alimentos y su sabor no interfiere con el de los alimentos que se aliñan o cocinan; además, tampoco se impregna ni embebe en los mismos al freírlos. Para una correcta conservación es importante protegerlo de la luz y de temperaturas extremas ya que pueden alterar sus propiedades y cualidades.