Dieta y deporte

deportes

El deporte además de ayudarnos a estar en buena forma y garantizar el tono muscular y mantenimiento de los huesos, es una excelente forma de prevenir enfermedades. Los deportes más recomendables son los que se realizan en una práctica regular y permiten aumentar progresivamente la intensidad a la vez que ejercitar grandes grupos de músculos durante al menos una hora: caminar, correr, esquiar, aeróbic, montar en bicicleta…

Nuestro cuerpo almacena reservas energéticas que quema cuando no las pueda obtener directamente de los alimentos. Durante el reposo y en ejercicios de más de 20 minutos, el cuerpo quema principalmente grasas como combustible energético; sin embargo en ejercicios intensos y de corta duración, consume fundamentalmente hidratos de carbono.

A la hora de realizar cualquier deporte hemos de mantener una hidratación adecuada; para ello, en ejercicios de menos de una hora no es necesario beber líquidos, pero si el esfuerzo se prolonga es aconsejable beber tres vasos de agua 1 ó 2 horas antes de iniciar el ejercicio, dos vasos 15 minutos antes y un vaso aproximadamente cada 20 minutos durante el desarrollo de la disciplina deportiva.

Los errores más comunes que se cometen a la hora de realizar un deporte son entre otros: el consumo excesivo de alimentos y/o suplementos ricos en proteínas durante la práctica deportiva para aumentar la masa muscular (con esto no sólo no se consigue este efecto sino que puede provocar una sobrecarga del riñón, pérdidas de calcio por la orina o una alteración de los niveles de grasa y colesterol en sangre); pensar que los suplementos de vitaminas y minerales mejoran el rendimiento físico; practicar deporte sin cuidar la alimentación y la hidratación antes, durante y después de la actividad.

Algunos consejos que se pueden seguir a la hora de realizar deporte son: disfrutar de un de-sayuno completo que incluya lácteos, cereales, fruta o zumo y complementos, si se va a realizar por la mañana; realizar una comida sencilla y sin demasiadas grasas dos horas antes de comenzar, si la actividad es por la tarde; por otra parte, si la actividad dura más de una hora, es conveniente que cada 60 minutos paremos a hacer un descanso, beber e ingerir algo sólido que contenga hidratos de carbono para poder mantener el ritmo del ejercicio. En todo caso y de forma general a la hora de hacer deporte es importante comer una gran variedad de alimentos y sobre todo los que contengan suficiente fécula y fibra, mantener el peso ideal, evitar los excesos de grasa saturada y colesterol, evitar el exceso de azúcar y sodio, no sobrepasar el 15-18% del consumo energético diario de proteínas y, si se bebe alcohol, hacerlo con moderación.