El consumo del pan descendió en los hogares españoles en 2006

El consumo de pan ha tocado fondo en 2006, según el Ministerio de Agricultura, fueron 53,8 kilos de pan per cápita, un 1,9% menos que en 2005, lo que ha situado el consumo de pan en las cotas más bajas de la historia, por debajo incluso de los 55 kilos del pésimo 1992.

El consumo de pan en España se ha situado en la cota más baja de la historia. Durante el pasado año, lo españoles consumimos 2.344 millones de kilos de pan, lo que supone un 1,9% menos con respecto al año 2005. Este porcentaje se traduce en 46 millones de kilos de pan menos.

En 2005, los españoles consumimos 2.390 millones de kilos de pan.

Este Panel de Consumo, facilitado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, hace una distinción entre el consumo en los hogares y el consumo extradoméstico, el que se da en hostelería, restauración e instituciones. Y, en lo que respecta al consumo de pan ha descendido un 3,5% con respecto al año 2005, con una cifra de 1.901 millones de kilos. Por el contrario, el consumo de pan extradoméstico se ha incrementado un 5,4% durante el pasado año, pasando de 420 millones de kilos en 2005 a 443. A pesar de este aumento, la cifra global de consumo es realmente mala para el sector de la panadería.

Consumo en los hogares

Los españoles consumimos 1.901 millones de kilos de pan en nuestros hogares durante 2006, casi 70 millones de kilos menos que en 2005, lo que supone un 3,5% menos. Esta cifra se traduce en 43,4 kilos por persona, dos kilos y medio menos que en 2005. En dinero, cada español gastó durante el pasado año 90,9 euros en consumo de pan en el hogar.

Una de las tendencias que se acentúa en el consumo y que en lo que se refiere al pan está bastante clara, es que el consumo en hostelería y restauración crece a un ritmo mayor de lo que lo hace el consumo en los hogares. En el caso del pan, como ya hemos visto, su consumo cae en los hogares mientras que crece a buen ritmo fuera del hogar. Esta evolución se ve en otros productos, como la carne o el arroz.

 Bollería, pastelería y galletas

Al contrario de lo que ha sucedido con el pan, el consumo de bollería, pastelería y galletas ha aumentado un 2,8% durante 2006. En total, se han consumido 627,5 millones de kilos de estos productos dulces durante el pasado año, 17 millones de kilos más que el año 2005 y el gasto medio de los españoles en ellos ha alcanzado los 60 euros por persona.

Tanto el consumo en los hogares, como el consumo en el sector HORECA ha aumentado. En los hogares, donde se produce la mayor parte del consumo, éste ha subido durante 2006 un 1,5%, mientras que en hostelería y restauración, el consumo de bollería, pastelería y galletas ha aumentado un 10,5%.

Dónde compramos

En los hogares, la compra la realizamos mayoritariamente en los supermercados, que tienen casi la mitad de la cuota de mercado, el 45%. Le sigue la tienda tradicional, que poco a poco va perdiendo importancia a la hora de realizar la compra. Y, en tercer lugar, los hipermercados, con el 16,7 de cuota de mercado, también van ganado terreno. Junto con los supermercados, están creciendo nuevos formatos de distribución, como las tiendas 24 horas, las tiendas delicatessen, el comercio electrónico…

El comportamiento de la compra en los últimos años ha variado. Cada vez visitamos menos veces la tienda. Y mientras baja la frecuencia de compra, sube el número de artículos y el importe de cada compra realizada.

El estudio también pregunta por los factores que deciden la elección de un determinado establecimiento para la compra de productos de alimentación. En este caso, la principal razón para los españoles es la cercanía, seguido de la calidad de los productos y los buenos precios. Los consumidores también dan su opinión respecto a lo que los establecimientos tienen que mejorar para ofrecer un mejor servicio, como la rapidez, más ofertas y mejores precios.