Las tapas más ricas

Una vez más, durante las Ferias y Fiestas de Segovia se celebra el concurso De Tapas que ya está en su quinta edición. Por el módico precio de 1,50 euros/unidad se pudieron degustar estos pequeños placeres culinarios en un amplio horario, por las mañanas de 12:00 a 16:00 horas y por las tardes de 20:00 a 00:00. Veintinueve bares y restaurantes de la capital ofrecieron, entre los días 23 y 30 de junio, una gran variedad de tapas que cada año se van superando en imaginación y sabor poniendo difícil al jurado y al público en general otorgar los tres premios en las diferentes categorías.

El premio a la mejor tapa otorgado por un jurado profesional, formado por cuatro especialistas nombrados por la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS): Daniel Hernández, Javier González, Pedro Carabias e Ignacio García, a quienes se sumó el periodista gastronómico Javier Pérez de Andrés, falló el premio que correspondió a Restaurante Duque con su tapa de la barra de Duque, compuesta por solomillo de cerdo ibérico relleno de orejones y foie sobre pan crujiente, puré de oliva y crujiente de cristal. Asimismo, este jurado decidió que se otorgasen dos accésit, ya que hubo empate a puntos en la segunda posición entre dos establecimientos: DiVino, con su creación Ave que vuela… compuesta por pollo, pavo, queso, regaliz, sésamo tostado y kilos; y Restaurante Bar Judería con Shawarma, compuesta por rollito de pita con carne de cordero y pavo macerados con salsa de yogur y cardamomo, guarnición tabulée libanés.

Por otro lado, la tapa presentada por Fogón Sefardí, Sansático de pasta filo relleno de guiso de ave pasas y almendras, fue la mejor valorada por segovianos y visitantes, que depositaron cerca de 10.000 boletines de votación en urnas repartidas en los 29 establecimientos que han participado este año en la iniciativa.

En este caso, el accésit fue a parar al restaurante bar Casares, el segundo con mayor número de votos del jurado popular, que presentó la tapa Sorpresa de pato en agridulce con confitura ácida de mango, realizada con pasta brik, pato en guiso agridulce, mango, manzana, vinagre de cava, azúcar, mostaza, clavo, canela, jengibre, sal y pimienta.

Por otro lado, la Asociación Provincial de Fabricantes y Expendedores de Pan otorgó también a Restaurante Duque el premio a la mejor tapa elaborada con pan de Segovia, según el fallo de un jurado formado por integrantes de esta agrupación.

Los ganadores recibieron sendas urnas que contienen una estatuilla del ceramista Ignacio Sanz y, como vencedores del certamen, consiguieron su pase para el IV Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid, representando a la hostelería segoviana, en el que se convoca a todos los profesionales de hostelería que deseen participar y en el que tienen cabida todas las regiones de España, celebrado del 20 al 22 de octubre en el Paseo Recoletos de Valladolid.

Los representantes segovianos no tuvieron suerte en este certamen, pues el pincho ganador se elabora en la barra del restaurante Monte Corona. El autor de la tapa, el madrileño Carlos Valentí, cocinero del restaurante Baby Beef Rubayat, explicó a los asistentes su receta realizada a base de bizcocho de chocolate que envuelve la perdiz.