Obesidad infantil, un problema que nos preocupa a todos

Desde finales de los años 70 la obesidad ha aumentado considerablemente por el estilo de vida de los países más desarrollados.

ninos_obesidadEste aumento en el peso se trata de explicar básicamente por los cambios en la alimentación. En los últimos años hemos pasado de una dieta típicamente mediterránea a una alimentación pobre acompañada de una vida sedentaria. Tampoco hay que descartar otras causas no sólo culturales sino también fisiológicas o metabólicas.

Desde años atrás se ha empezado a reconocer la obesidad como una enfermedad de dimensiones epidemiológicas con consecuencias negativas para la salud. Pero no sólo preocupa el avance de la obesidad en los adultos sino también la obesidad en los niños, los resultados en los estudios son poco esperanzadores se podría decir que uno de cada diez niños es obeso al llegar a los 10 años y que las enfermedades a largo plazo empiezan a ser preocupantes para los profesionales de la salud.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad se define como aquella acumulación excesiva de grasa en el cuerpo pero ésta sería sin duda una definición muy genérica porque en realidad la obesidad es una enfermedad mucho más compleja y esta asociada a otras patologías como la diabetes, el riesgos cardiovasculares, los ahogos, las alteraciones del sueño, la conducta, la dificultad para respirar y también se le asocia a trastornos cutáneos como excesiva transpiración, problemas traumatológicos, reumatológicos, cáncer y enfermedades estomacales o biliares entre otras muchas consecuencias que lleva aparejado el exceso de peso.

La obesidad no sólo tiene consecuencias físicas también esta asociada a problemas psicológicos y de integración social. Las personas obesas por lo general tienen mayores dificultades para relacionarse con los demás no sólo a nivel social sino también a nivel laboral.

Trasladando este problema de discriminación social del mundo de los adultos al mundo de los infantes nos encontramos con un complejo entramado de angustias, crueldad e incomprensión que pueden provocar serios problemas en el desarrollo presente y futuro de un niño obeso por parte de compañeros de colegio y amigos.

En ocasiones hemos podido escuchar como atribuyen al pan la responsabilidad del sobrepeso de un adulto o de un niño. La realidad es bien distinta, el cambio del tradicional bocadillo de merienda por algún tipo de bollería industrial si es en parte responsable de la obesidad junto con una vida más sedentaria y la ausencia del ejercicio físico.

Los numerosos estudios sobre nutrición aconsejan el pan como un alimento muy recomendado por su riqueza en hidratos de carbono, necesarios para un adecuado desarrollo del niño. Es normal que un niño se decante por la bollería, ya que es más golosa para su paladar pero no hay que abusar de ella y retomar las antiguas tradiciones del bocadillo para la merienda. Algunos estudios revelan que el sobrepeso y la obesidad están relacionados con una menor ingesta de pan y un mayor consumo de grasas.

Como saber si somos obesos

Para determinar si un adulto o ni niño es obeso se calcula el I.M.C. (Índice de Masa Corporal). Este índice relaciona el peso expresado en kilogramos entre la altura expresado en metros y elevado al cuadrado, el resultado de la división se relacionará a su vez con la edad.

Con ello podremos determinar que, si una persona tiene un índice por debajo del 16% esta en infrapeso, es el peso que requiere ingreso hospitalario, un 18% es peso bajo, el 20% peso normal, más de 25% sobrepeso o más de 30% obesidad crónica u obesidad mórbida que puede requerir una operación quirúrgica.

PIRAMIDE ALIMENTARIA

A continuación mostramos la pirámide de la alimentación realizada por un equipo multidisciplinar de expertos en nutrición, salud pública, actividad física y deporte pertenecientes a la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte INEF de la Universidad Politécnica de Madrid, donde recogen una serie de consejos y recomendaciones centrados en niños y adolescentes de entre 6 y 18 años. Son conceptos novedosos destinados a promover hábitos saludables desde edades tempranas para aumentar la calidad de vida.

  • Realizar cinco comidas al día comenzando con un desayuno completo y equilibrado.
  • Ingerir líquidos en abundancia.
  • Practicar diariamente actividades deportivas y juegos.
  • Descansar correctamente.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Cuidar la higiene bucal y corporal.
  • Adoptar posturas correctas.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Acudir periódicamente a revisiones medicas.