Panes funcionales

carta-de-panes-14-duotonoLos alimentos funcionales son aquellos que estimulan la salud, por eso cada vez son más las personas que se unen a esta corriente y se interesan por una alimentación sana y equilibrada.

Tanto el pan como otros productos de panadería y pastelería, no pueden excluirse de este tipo de dieta. Por tanto la panadería funcional utiliza productos naturales con determinados aditivos de funcionalidad fisiológica destinados a la alimentación diaria. Su beneficio para la salud procede de los microorganismos o de las combinaciones activas biológicas que poseen.

Estos productos además de alimentar, aportan un valor añadido que estimula la salud. Debido a esto, los alimentos funcionales cada vez se están imponiendo más en los mercados europeos, aunque aún sus ventajas no son conocidas por demasiada gente.

Entre los distintos panes que encontramos dentro de la denominación de funcionales, podemos señalar: los panes ecológicos, cuya harina procede de cultivos ecológicos reconocidos; panes con selenio, que permiten fortalecer las defensas; o el pan rico en sustancias minerales y en fibras que proporcionan energía al cuerpo. Otro tipo, es el pan multivitaminas, que contiene una cantidad controlada de vitaminas que permite cubrir la necesidad diaria recomendada de estas sustancias, ya que contiene los denominados “crispies”, con varias vitaminas que contienen germen de maíz, vitaminas y zumo de frutas concentrado.

También está alcanzando un gran auge los concentrados que aportan otras sustancias beneficiosas como los ácidos grasos Omega-3, que favorece el llamado “colesterol bueno”, reduce el riesgo de infarto y favorece la capacidad de circulación de la sangre; o los concentrados prebióticos que se añaden a cualquier tipo de pan con el fin de aportar un valor añadido a estos productos y que permiten el crecimiento de bífidos en el intestino, lo que hace que este pan facilite la digestión además de ayudar a las defensas del propio cuerpo y combatir bacterias no deseadas.

Nuestra forma de vida va cambiando rápidamente así que no resulta extraño que surjan nuevas dietas, que intenten recoger lo más sano y natural de otras. Sin embargo lo que todas ellas tienen en común es no olvidarse de potenciar el sabor. No tendría sentido que los productos de panadería que emplean este tipo de sustancias se consumieran, por muy sanos que fueran, si su sabor resultara desagradable, ya que el sabor es fundamental cuando hablamos de comida, pero sobre todo si hablamos de productos de panadería y pastelería. Por tanto la panadería funcional no se olvida de que el sabor de estos productos no pase desapercibido.