Dulces Santos

bunuelos-5-duotonoEn la antigüedad, diferentes culturas establecieron un tiempo de espera que sirviera de indicador a los cambios de estación. En nuestra tierra, esos cambios se asociaban a dos momentos determinados, el primero de los cuales, el fin del buen tiempo, venía marcado por la fiesta de Todos los Santos, el 1 de noviembre, 40 días después del equinoccio de otoño. Esta fecha marcaba también, en muchos lugares, el final del año agrícola: una vez recogida la algarroba, pelada la almendra y prensada la oliva y la uva. Sigue leyendo